Skip navigation

 
No toco el piano,el lo hace para mi
y me quedo encima de su música y mis ausencias
buscando entre mis escombros su presencia,
viviendo en mi cáliz la demencia
con una canción fugaz y peregrina
de aparente pureza cantarina,
mientras imagino tu sonrisa
evocando en estas noches tan calladas
aquel ir y venir de tus miradas
que hicieron que me  sintiera tan amante y tan amada.
 
 
 
 
 
Y en las tardes como esta,siento
la música de tu piano  como si sintiera
tus pasos y besos y vuelven del ayer.
Comprendo que al fin fue útil esta entrega
de amores y de besos.
Y aun así me empeño en esperar,sin embargo
y a pesar de este cáliz tan amargo
me alimenta el recuerdo de tus besos
y en éstas tardes en que llueve tanto
a pesar de mi angustia y mi quebranto
me entretengo escuchando el piano
y soñando por ti.
 
 
 
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: