Skip navigation

 

 

Mis ojos son reflejos de mi ayer  
y con su mirada transparente
me distingo entre la gente,
como la niña mujer.

 

 

 

Se desatan pasiones,
crece el amor en mi ser
y mis ojos solo suelen ver
en pedazos mis ilusiones.

 

 

 

Soy una niña inocente
que desconoce el placer,
pero mi cuerpo es de mujer
que con pasiones esta latente.

 

 

 

La niña que hay en mi
se revela en ocasiones
cansada de los amores
de los que correspondida nunca fui.

 

 

 

La mujer es pasión,
es deseo, es ternura,
es pensar con cordura
y amar con el corazón.

 

 

 

En mi quedan rasgos de inmadurez
también existe mi parte sensata,
la cual es y será siempre beata
de demostrar su sencillez.

 

 

 

Solo tengo que encontrar
cual de las dos me gusta ser,
si quiero convertirme en mujer
o en la niña me quiero refugiar.

 

 

 

Pero es bueno visualizar
que uniendo en mi a las dos
llegara a mi mente la voz que me dirá…

llegaste a madurar.

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: